Seleccionar página

Guía Básica para la Vigilancia Transoperatoria y Procedimientos Diagnósticos en Anestesiología

Resolución Nº 642/2000 del Ministerio de Salud del 08/08/2000, fue publicada en la Edición del BOLETIN OFICIAL del 22 de Agosto de 2000.

Apruébase la Guía Básica para la Vigilancia Transoperatoria y Procedimientos Diagnósticos en Anestesiología, incorporándose la misma al Programa Nacional de Garantía de Calidad de la Atención Médica.Bs.As. 8/8/2000

VISTO el Expediente Nº 1-2002-18284-99-7 del Registro del Ministerio de salud, y CONSIDERANDO:
Que las políticas tienen por objetivo primero y prioritario asegurar el acceso de todos los habitantes de la Nación a los Servicios de Salud, entendiendo por tales al conjunto de los recursos y acciones de carácter promocional, preventivo, asistencial y de rehabilitación, sean éstos de carácter público estatal, no estatal o privados; con fuerte énfasis en el primer nivel de atención.

Que en el marco de las políticas del Ministerio de Salud de la Nación se desarrolla el PROGRAMA NACIONAL DE GARANTIA DE CALIDAD DE LA ATENCIÓN MEDICA, en el cual se agregan un conjunto de acciones destinadas a asegurar la calidad de las prestaciones de dichos Servicios.Que entre dichas acciones se encuentran la elaboración de guías de diagnóstico, tratamiento y procedimientos de patologías y normas de organización y funcionamiento de los Servicios de Salud.Que las citadas guías y normas se elaboran con la participación de Entidades Académicas, Universitarias y Científicas de profesionales asegurando de esa forma la participación de todas las áreas involucradas en el Sector Salud.

Que la DIRECCIÓN DE PROGRAMAS Y SERVICIOS DE ATENCIÓN DE LA SALUD, ha coordinado el proceso de elaboración de la GUIA BASICA PARA LA VIGILANCIA TRANSOPERATORIA Y PROCEDIMIENTOS DIAGNOSTICOS EN NESTESIOLOGIA, de acuerdo con la normativa vigente contando con la participación de FEDERACIÓN ARGENTINA DE ASOCIACIONES DE ANESTESIOLOGIA; ASOCIACIÓN DE ANESTESIOLOGIA DE BUENOS AIRES Y FUNDACIÓN PARA EL ESTUDIO, INVESTIGACI?N Y TRATAMIENTO DEL DOLOR.

Que la DIRECCIÓN NACIONAL DE NORMATIZACION DE SERVICIOS ha prestado su consentimiento a la Guía o Norma antedicha.

Que la SUBSECRETARIA DE PROMOCION Y PREVENCIÓN DE LAS SALUD, COORDINADORA GENERAL DEL PROGRAMA NACIONAL DE GARANTIA DE CALIDAD DE LA ATENCIÓN MEDICA Y LA SECRETARIA DE ATENCIÓN SANITARIA han tomado la intervención de su competencia y avalan su incorporación al PROGRAMA NACIONAL DE GARANTIA DE CALIDAD DE LA ATENCIÓN MEDICA.

Que la DIRECCIÓN GENERAL DE ASUNTOS JURÍDICOS ha tomado la intervención de su competencia.

Por ello:
EL MINISTERIO DE SALUD RESUELVE:

Art 1º – Apruébase la GUIA BASICA PARA LA VIGILANCIA TRANSOPERATORIA Y PROCEDIMIENTOS DIAGNOSTICOS EN ANESTESIOLOGIA, que como anexo forma parte integrante de la presente Resolución.

Art. 2° – Incorpórase la GUIA BASICA PARA LA VIGILANCIA TRANSOPERATORIA Y PROCEDIMIENTOS DIAGNOSTICOS EN ANESTESIOLOGIA que se aprueba en el artículo precedente al PROGRAMA NACIONAL DE GARANTIA DE CALIDAD DE LA ATENCI?N MEDICA.

Art. 3º – Difúndase a través de la Coordinación General del Programa de la citada guía, a fin de asegurar el máximo conocimiento y aplicación de la misma en el marco de dicho Programa Nacional referido ene l artículo 2º precedente.

Art. 4º – La guía que se aprueba por la presente Resolución podrá ser objeto de observación por las Autoridades Sanitarias Juridiccionales y por las Entidades Académicas, Universidades Científicas de Profesionales dentro del plazo de sesenta (60) días a partir de la fecha de su publicación en el Boletín Oficial y en caso de no ser observada entrará en vigencia a los noventa (90) días de dicha publicación.

Art. 5º – En caso que la autoridad juridiccional realizara alguna adecuación a la presente guía para su aplicación a nivel de la juridicción deberá comunicar a la COORDINACIÓN GENRAL DEL PROGRAMA dicha adecuación, la que recién entrará en vigencia a los sesenta (60) días de su registro a nivel nacional a través del acto administrativo correspondiente.

Art 6º – Agradecer a las entidades participantes FEDERACIÓN ARGENTINA DE ANESTESIOLOGIA; ASOCIACIÓN DE ANESTESIOLOGIA DE BUENOS AIRES y FUNDACIÓN PARA EL ESTUDIO, INVESTIGACIÓN Y TRATAMIENTO DEL DOLOR por la importante colaboración brindada a este Ministerio.

Art. 7º – Regístrese, comuníquese, publíquese, dése a la Dirección Nacional del Registro Oficial y archívese. – Héctor J. Lombardo.

ANEXO:
GUIA BASICA PARA LA VIGILANCIA TRANSOPERATORIA Y PROCEDIMIENTOS DIAGNOSTICOS EN ANESTESIOLOGIA

1. Esta guía se aplica a cualquier paciente bajo anestesia general, regional, local, sedación o vigilancia monitorizada al cuidado de un médico anestesiólogo.

2. Este conjunto de normas se refiere únicamente al monitoreo anestésico básico, que es uno de los componentes del cuidado anestésico.

3. Estas normas pueden excederse en cualquier momento basadas en le juicio del anestesiólogo responsable del paciente y tienen la intención de lograr una atención de alta calidad del mismo. No obstante, su aplicación no puede garantizar un resultado específico.

4. En ciertas circunstancias raras o inusuales, 1) algunos de estos métodos de vigilancia pueden ser clínicamente impracticables y 2) es posible que el uso adecuado de los métodos de monitoreo descriptos no pueden detectar un curso clínico desfavorable. Además, pueden ser inevitables breves interrupciones de la vigilancia.

5. En situaciones excepcionales, el anestesiólogo responsable puede no utilizar los requerimientos marcados con un asterisco (*). Se recomienda que cuando esto ocurra deje constancia (incluyendo las razones) en la historia clínica del paciente.

6. Bajo circunstancias de urgencia toman preeminencia las medidas de resucitación cardiopulmonar.

7. Estas normas no son obligatorias para el cuidado de la paciente en trabajo de parto o en la conducción del tratamiento del dolor.

8. Estas normas están sujetas a revisión periódica para adecuarlas a la evolución de la tecnología y del práctica médica.

ACLARACION: Obsérvese que “constante” se define como “repetición regular y frecuente de una sucesión uniformemente rápida”, mientras que “continuo” significa “prolongación sin interrupciones en el tiempo”.”Debe” es la condición obligatoria para cumplir la norma respectiva.”Debería” es una condición muy conveniente pero no obligatoria.”Puede” es una condición que se adopta si se la cree oportuna.

Norma I
El anestesiólogo debe evaluar al paciente antes del acto anestésico y documentar sus hallazgos en la historia clínica. Dicha documentación puede ser obviada en los casos de emergencia.

Norma II
En el quirófano debe estar presente un médico con certificado de especialista en anestesiología durante el proceso de conducción de toda anestesia general, regional, local, sedación o vigilancia monitorizada,Debido a los rápidos cambios en el estado del paciente durante la anestesia, el médico anestesiólogo debe vigilarlo y proporcionarle atención anestésica en forma continua.En el caso de que hubiera un riesgo conocido directo para el anestesiólogo la vigilancia deberá adecuarse a la circunstancia.Si una urgencia requiriera la ausencia temporal del anestesiólogo, quedará a juicio del mismo comparar la misma con el estado del paciente a su cuidado y la selección del personal que deja como responsable durante su ausencia.El médico anestesiólogo no debe efectuar procedimientos anestésicos simultáneos salvo en situaciones de emergencia.

Norma III
Durante los procedimientos anestésicos se debe monitorizar la oxigenación, la ventilación, la circulación y, de acuerdo a la norma III d, la temperatura de los pacientes.El anestesiólogo debe documentar los hallazgos en la historia clínica, pudiendo ser obviado en casos de emergencia.

a. Oxigenación
Objetivo
Proporcionar una concentración adecuada de oxígeno en el gas inspirado y/o en la sangre durante todo el proceso anestésico.

Método
1. Gas Inspirado: durante toda administración de anestesia general utilizando una máquina de anestesia debe medirse la concentración de oxígeno en el sistema ventilatorio mediante un analizador de oxígeno provisto de una alarma sensible a bajas concentraciones.
2. Oxigenación de la sangre: durante todo proceso anestésico debe utilizarse un método cuantitativo de valoración de la oxigenación, como la oximetría de pulso. Una adecuada iluminación y exposición del paciente son necesarias para valorar su coloración.

b. Ventilación 
Objetivo
Asegurar una ventilación adecuada del paciente durante todo el proceso anestésico.
Método
1. A todo paciente que recibe anestesia se la debe evaluar continuamente la ventilación.
Debería vigilarse cuantitativamente el contenido de CO2 y/o el volumen de gas espirado. Se consideran útiles los signos clínicos cualitativos como la excursión torácica, la observación de la bolsa reservorio y la auscultación de los ruidos respiratorios.
2. Al efectuar la intubación endotraqueal u otro método alternativo, debe verificarse su correcta colocación mediante la valoración clínica e identificación del CO2 en el gas espirado.
Debe ser analizado en forma continua el anhídrido carbónico de fin de espiración mediante algún método cuantitativo como la capnometría o espectometría de masas desde que es colocado el tubo endotraqueal hasta la extubación o hasta que se produzca la transferencia a un sector de cuidados postoperatorios.
3. Cuando la ventilación es controlada por un ventilador mecánico, debe existir un dispositivo que en forma continua detecte la desconexión de alguno de los componentes del sistema respiratorio. El dispositivo debe tener una señal audible cuando se exceda su umbral de alarma.
4. Durante la anestesia regional y la vigilancia monitorizada, debe evaluarse la ventilación mediante la observación continua de los signos clínicos cualitativos.

c. Circulación 
Objetivo
Controlar la función circulatoria del paciente durante todo el proceso anestésico.
Método
1. A todo paciente bajo el cuidado de un médico anestesiólogo se le debe controlar en forma continua la actividad eléctrica cardíaca mediante un osciloscopio.
2. En todo paciente al que se realiza un proceso anestésico se debe determinar y valorar la presión sanguínea arterial y la frecuencia cardíaca cuando menos cada cinco minutos.
3. A todo paciente que recibe anestesia se le debe evaluar continuamente la función circulatoria mediante, al menos, uno de los procedimientos siguientes: palpación del pulso, auscultación de los ruidos cardíacos, vigilancia de la presión intraarterial, ultrasonidos de pulsos periféricos y pletismografía u oximetría de pulso.

d. Temperatura corporal
Objetivo
Controlar la temperatura corporal durante todo el proceso antestésico.
Método
Cuando se desean, esperan o sospechan cambios en la temperatura corporal, ésta debe ser medida en forma continua.